Guerra en la Iglesia
Por John F. Macarthur
2 Corintios 10:3-5; Efesios 6:12

El posmodernismo es, en su esencia, un ataque a toda verdad. Y el evangelio de Jesucristo -que es “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14: 6, énfasis añadido) – es un claro enemigo de esa agenda. No es de extrañar que los postmodernistas hayan estado tan decididos en las últimas décadas a infiltrarse en la iglesia de Cristo y derrocar Su mensaje exclusivo y las afirmaciones de verdad absoluta.

Pero esto no es de ninguna manera la primera vez que la guerra de la verdad ha penetrado en la iglesia. Ha ocurrido en cada era principal de la historia de la iglesia. Las batallas por la verdad estaban arrasando dentro de la comunidad cristiana incluso en tiempos apostólicos, cuando la iglesia estaba recién comenzando. De hecho, el registro de la Escritura indica que los falsos maestros en la iglesia inmediatamente se convirtieron en un problema significativo y generalizado dondequiera que fuera el evangelio.

Prácticamente todas las epístolas principales del Nuevo Testamento abordan el problema de una forma u otra.. El apóstol Pablo estaba constantemente comprometido en la batalla contra las mentiras de “falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.” (2 Corintios 11:13). Pablo dijo que era de esperarse. Después de todo, es una de las estrategias favoritas del maligno: “Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” (2 Corintios 11:14-15).

Se necesita una ingenuidad deliberada para negar que tal cosa podría suceder en nuestro tiempo. De hecho, está sucediendo en una escala masiva. Ahora no es un buen momento para que los cristianos coqueteen con el espíritu de la época. No podemos darnos el lujo de ser apáticos acerca de la verdad que Dios ha puesto en nuestra confianza. Es nuestro deber guardar, proclamar y transmitir esa verdad a la siguiente generación (1 Timoteo 6: 20-21). Nosotros, los que amamos a Cristo y creemos en la verdad encarnada en Su enseñanza, debemos despertar a la realidad de la batalla que está estallando a nuestro alrededor. Debemos hacer nuestra parte en la guerra de la verdad de siglos de antigüedad. Tenemos la obligación sagrada de unirnos a la batalla y luchar por la fe.

En un estrecho respeto, la idea impulsora detrás del movimiento de la Iglesia Emergente era correcta: El actual clima de posmodernismo representa una maravillosa ventana de oportunidad para la iglesia de Jesucristo. El arrogante racionalismo que dominó la era moderna ya está en su agonía. La mayor parte del mundo está atrapado en la desilusión y la confusión. La gente no está segura acerca de prácticamente todo y no sabe a dónde recurrir para obtener la verdad.

Sin embargo, la peor estrategia para ministrar el evangelio en un clima como éste es que los cristianos imiten la incertidumbre o hagan eco del cinismo de la perspectiva posmoderna, y de hecho arrastran la Biblia y el evangelio hacia ella. En cambio, necesitamos afirmar contra el espíritu de la época que Dios ha hablado con la máxima claridad, autoridad y finalidad a través de Su Hijo (Hebreos 1:1-2). Y tenemos el registro infalible de ese mensaje en la Escritura (2 Pedro 1:19-21).

El posmodernismo es simplemente la última expresión de la incredulidad mundana. Su valor fundamental -una dudosa ambivalencia hacia la verdad- es meramente el escepticismo destilado a su esencia pura. No hay nada virtuoso o genuinamente humilde. Es una orgullosa rebelión contra la revelación divina.

De hecho, la vacilación postmodernista acerca de la verdad es exactamente antitética a la firme confianza que la Escritura dice es el derecho de nacimiento de cada creyente (Efesios 3:12). Tal seguridad es hecha por el Espíritu de Dios mismo en aquellos que creen (1 Tesalonicenses 1: 5). Necesitamos aprovechar al máximo esa seguridad y no temer enfrentar el mundo con ella.

El mensaje del evangelio en todos sus hechos componentes es una proclamación clara, definitiva, segura y autoritativa de que Jesús es el Señor, y que Él da vida eterna y abundante a todos los que creen. Nosotros, los que verdaderamente conocemos a Cristo y hemos recibido ese don de vida eterna, también hemos recibido de Él una comisión clara y definitiva para entregar el mensaje evangélico firmemente como Sus embajadores. Si no somos claros y específicos en nuestra proclamación del mensaje, no estamos siendo buenos embajadores.

Pero no somos meramente embajadores. Somos simultáneamente soldados, encargados de hacer la guerra por la defensa y difusión de la verdad frente a innumerables ataques contra ella. Somos embajadores -con un mensaje de buenas nuevas para las personas que caminan en una tierra de tinieblas y moran en la tierra de la sombra de la muerte (Isaías 9: 2). Y somos soldados cargados de derribar fortalezas ideológicas y derribar las mentiras y el engaño engendrados por las fuerzas del mal (2 Corintios 10: 3-5; 2 Timoteo 2: 3-4).

Observe cuidadosamente: Nuestra tarea como embajadores es traer buenas noticias a la gente. Nuestra misión como soldados es derrocar ideas falsas.

Debemos mantenemos firmes en esos objetivos; no estamos habilitados a hacer la guerra contra la gente o entrar en relaciones diplomáticas con ideas anticristianas. Nuestra guerra no es contra carne ni sangre (Efesios 6.12); y nuestro deber como embajadores no nos permite comprometemos o alineamos con ningún tipo de filosofías humanas, engaños religiosos o cualquier clase de falsedad (Colosenses 3.8).

Si esos deberes suenan como tareas difíciles de mantener en equilibrio y mantener en la perspectiva adecuada, es porque lo son.

Judas ciertamente lo entendi6. El Espíritu Santo lo inspiró a escribir su corta epístola a gente que estaba lidiando con algunos de estos mismos asuntos. No obstante, el los urgi6 a que lucharan seriamente contra toda falsedad por la fe, mientras hacia todo lo posible por evitar que las almas cayeran en la destrucción: «A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne» (Judas 23).

Así que somos embajadores-soldados, llegando a los pecadores con la verdad, incluso cuando hacemos todo lo posible para destruir las mentiras y otras formas de mal que los mantienen en la esclavitud mortal. Ese es un resumen perfecto del deber de cada cristiano en la guerra por la verdad.

Martín Lutero, ese noble soldado del evangelio, lanzó el desafío a los pies de cada cristiano en cada generación después de él, cuando dijo:

Si yo profeso en voz alta y exposición clara cada porción de la verdad de Dios excepto precisamente ese pequeño punto el cual el mundo y el mal están atacando, yo no estoy confesando a Dios, sin embargo puedo estar profesando a Cristo valientemente. Donde la batalla arde, se prueba la lealtad del soldado; y estar firme en el campo de batalla es una simple forma de escaparse y desgracia si se acobarda en ese punto. [1] Martin Luther, D. Martin Luthers Werke, Kritische Gesamtausgabe. Briefwechsel , 18 vols. (Weimar:Verlag Hermann Böhlaus Nachfolger, 1930-85), 3:81.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170927
COPYRIGHT ©2017 Grace to You