Sin categoría

escuchanos


Pasos Fáciles para Hacer Del Matrimonio una Prioridad

Por Jolene Engle

A veces la vida simplemente se vuelve muy ocupada, ¿no es así? Y con ese ajetreo es tan fácil perder el sitio de nuestra relación matrimonial. Por supuesto, cuando yo estaba saliendo y recién casada con mi esposo, hacer de nuestra relación una prioridad era mucho esfuerzo. Pero a veces la vida matrimonial puede llegar a ser un poco abrumadora con listas de tareas, responsabilidades, y por no hablar de las áreas de nuestra vida que son simplemente difíciles de tratar.

A lo largo de mis 15 años de matrimonio, compuesto por la crianza y entrenamiento de mis hijos, soportando persecuciones de la familia, viviendo a través de las tormentas de salud y financieras, y estar involucrada en el ministerio, tenía que aprender a priorizar mi relación terrenal número uno.

Estas son algunas maneras que mantengo mi matrimonio una prioridad. Quizás lo que voy a compartir aquí te servirá!

4 Pasos Sencillos para hacer Del Matrimonio una Prioridad

1. Manténgase Conectada a Su fuente de Fortaleza, Gozo, Amor, Paz y Esperanza.

Tengo que asegurarme de que mi relación con Jesucristo este floreciente. Estar conectada a la Vid me ha nutrido espiritualmente y cuando estoy prosperando en un sentido espiritual, todas mis otras relaciones se beneficiarán como resultado de esta búsqueda. Así que lucho duro y me hago intencional sobre la protección de esta relación a toda costa. En última instancia, cuando paso más tiempo con Jesús, mi matrimonio se beneficia como resultado de esto.

Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. – Juan 15: 4

2. Tenga la Palabra de Dios Como Su Guía Para la Vida.

Siendo que yo no tuve una educación cristiana, cuando era recién casada desesperadamente quería seguir al Señor en mi matrimonio. Aprendí rápidamente que en el libro de Tito, capítulo 2:3-5, había un plan escrito sólo para mí (y usted) sobre la forma de hacer esto.

A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino. Deben enseñar lo bueno y aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos, a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la palabra de Dios. (NVI)

Así que he seguido este camino. Puesto que la Palabra de Dios menciona amar a su marido antes que amar a sus hijos, ¿no había un indicador de que mi relación de pareja no se debía colocar en un segundo plano de mi vida cuando mis hijos entraron en el mundo. Yo sabía que mi relación con mi marido era algo de gran importancia a los ojos de Dios, por lo tanto, traté de darle prioridad.

3. Estudie A Su Marido.

Descubra lo que hace motiva a su hombre. ¿Qué es lo que usted hace que le haga sentirse amado y respetado por usted? ¿Cuál es su lenguaje de amor? Una vez que sepa estas cosas, entonces tenga la intención de recurrir a ellos y luego tome tiempo y esfuerzo para verter sobre su hombre.

4. Solo Diga No.

Me encuentro a mí misma diciendo no a los demás a menudo. No es porque yo quiera ser mala o excluyente hacia los demás, es sólo que si digo que sí a los demás, yo también digo que no a otra cosa, que suele ser mi esposo o mi familia. Decir sí a demasiadas peticiones lo más probable causará que sea fuera de la voluntad de Dios porque mi vida no va a estar en el orden correcto y bíblico. En última instancia, he aprendido a no sentirme culpable por decir no, porque sé que mi razonamiento para decirlo es de tal manera que mi matrimonio será una prioridad. En pocas palabras: la razón por hacer que mi matrimonio sea una prioridad es para que la Palabra de Dios no sea blasfemada. Tito 2:5.

¿Cómo hacer de su matrimonio una prioridad? Me encantaría conocer su opinión. Por favor, comparta en la sección de comentarios.

 

Reirse del pecado?

Proverbios 22:6: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” TESORO BÍBLICO:
Era la opinión del pastor Rogers que lo más peligroso en la televisión actualmente son los programas de comedia. ¿Sabe lo que están haciendo estos programas? Éstos logran que usted se ría del pecado. De hecho, un escritor de televisión y cine cristiano fue a un taller de productores de televisión. Uno de los principales conferencistas era uno de los más exitosos productores de comedia para televisión. En su discurso, él indicó que para poder tener una producción exitosa comercialmente, los personajes de ésta debían de violar por lo menos tres de los Diez Mandamientos.
¡Qué trágico! Pero qué oportunidad para que los creyentes tomemos una posición en defensa de la verdad y para la gloria de Dios en la industria del cine y de la televisión.

PUNTO DE ACCIÓN:
Ore
Josué 1:7 por aquellos que están en la industria del cine y de la televisión, para que ellos puedan ser fuertes y valientes

“TODO LO puedo en Cristo que me fortalece”

-fil. 4:13- . Muchos se saben este verso de memoria pero para sus vidas no es más que una mentira, Hay puntos importantes que tienes que saber para que este texto sea una realidad:
El apóstol Pablo comienza diciendo; estad firmes en el Señor.
Más adelante dice; no te preocupes por nada más bien regocijaos en el Señor (V. 4)
Buscar a Dios en oración en todo tiempo (v 6)
Leer la biblia y pon en obra lo aprendido (v 9)
Aprender a ser agradecido en todo tiempo no importando tu situación. (v 11)
Muchas veces solamente cuando hay necesidad, dolor, aflicción, mencionamos el texto y creemos que son las palabras mágicas para no seguir sufriendo.
No te engañes Dios no te puede ayudar si no te sometes a Él.
Que tu fuerza sea Él y solo así podrás hacer todas las cosas imposibles.

A. Pérez
programador

EL BILLETE DE VEINTE DÓLARES


Un conferencista bien conocido empezó su seminario sosteniendo un billete de 20 dólares. En un salón de 200 personas, preguntó, “¿A quién le gustaría tener este billete?”Muchas manos se levantaron. Les dijo, “Le voy a dar este billete de $20.00 a uno de ustedes, pero primero, déjenme hacer esto.” Procedió a arrugar el billete.Después preguntó, ¿Quién todavía lo quiere?” Aun muchos levantaron las manos. “Bueno”, respondió, “¿Que tal si hago esto?” Y lo tiró al piso y comenzó a pisotearlo con su zapato. Lo levantó, ahora todo arrugado y sucio. “¿ Ahora, quién lo quiere?” Aun se levantaron las manos.Amigos mío, ya han aprendido una lección de mucho valor. No importa lo que yo haga al dinero, ustedes aun así lo quieren porque eso no disminuyó su valor. Seguían siendo $20.00.Muchas veces en nuestras vidas, somos tirados, arrugados, y aplastados en tierra por las decisiones que hacemos y las circunstancias que vienen en nuestra dirección. Nos sentimos como si no tuviéramos valor. Pero no importa lo que ha pasado o lo que pasará, nunca perderás tu valor en los ojos de Dios. Para El, sucio o limpio, arrugado o doblado, tu sigues siendo de mucho valor para El.Salmos 17:8 dice que Dios nos guardará “como a la niña de sus ojos.”PENSAMIENTO: El valor de nuestras vidas no viene por lo que hacemos o por lo que somos sino por lo QUE EL HA HECHO POR NOSOTROS! Eres especial para El – Nunca se te olvide.  – Emory Ediger

Deja Atras El Pasado, Vive Tu Presente y Cultiva Tu Futuro

http://estereoemanuel.com/wp-content/uploads/2013/05/estacion.jpgSi hay algo difícil de hacer es dejar atrás el pasado, ya que, fueron tiempos en donde cometimos errores, fracasamos o recibimos golpes imborrables por haber tomado malas decisiones. Si vives lamentándote, pensado y hablando del pasado déjame decirte que estas preso del mismo, lo cual se ha convertido en una oposición para que vivas tu presente y cultives tu futuro.

¿Estas atrapado en tu pasado? ¿Sera el dolor de lo que viviste en el pasado más fuerte que el bálsamo que Cristo te da para sanar tu presente y preparar un futuro de gloria a tu favor?
 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.  Filipenses 3:13-14
Hoy es el día en el cual debes dejar atrás tu pasado, vivir tu presente y cultivar tu futuro. Muchas personas solo viven de victorias, fracasos, decepciones y experiencias pasadas pero muy escasos son los que dejan atrás su pasado para vivir en el presente con la paz, gozo y felicidad que sabe dar Dios a aquellos que aprenden a confiar en Él y así proyectarse a un futuro de bendición.
Déjame decirte que ningún error del pasado tiene el poder para condenarte al fracaso ya que Cristo te ha condenado a la Victoria eterna, y si Cristo lo ha hecho ¿Quién eres tú, quienes son los demás y quien es tu pasado para aprisionarte y robarte lo que Dios predestino para ti?
Nunca podrás vivir feliz en el presente y cultivar un futuro sin antes no abandonas tu pasado.

Olvidando lo que quedó atrás

Hay cosas que pasan en la vida que quisiéramos olvidar para siempre. En muchas ocasiones el pasado nos golpea fuertemente y deseamos con toda el alma, que se borrara de nuestras mentes.

Algunas personas nunca hablan de su pasado y lo lógico y normal es que sus amigos y conocidos quisieran saber quienes eran ellos, de donde eran, quines eran sus familias; en fin, como fue su trayectoria hasta que los conocimos.

El apóstol Pablo escribió a los Filipenses 3:13 diciéndoles, que el proseguir hasta alcanzar la meta y así llegar al hombre perfecto, al cual no había llegado alcanzar todavía y para hacerlo tenía que: “Olvidar ciertamente, lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios, en Cristo Jesús”

El apóstol tenía razón, él no podía apoyarse, ni siquiera recordarse de su vida pasada; él había perseguido la Iglesia, estuvo en la muerte de Esteban y más que eso, tuvo que oír de los labios del mismo Señor estas palabras: “Saulo, Saulo ¿por qué me persigues?”

Hay un dicho popular que dice: “No debemos mirar atrás ni para coger impulso.” Quizás hay pasados brillantes en la vida, pero eso no nos va a dar crédito para el futuro que tenemos que recorrer.

No podemos sentarnos en los laureles pasados; cada día, cada semana, cada mes, y cada año traen nuevos retos, nuevas experiencias, nuevas demandas, etc., etc. Tenemos que apoyarnos en el presente, en la fuerza y el poder de Dios que nos asista ahora, en el momento que estamos viviendo, para ir ganando el futuro.

Tenemos que proyectarnos para alcanzar nuestra meta durante el año. Como el atleta que corre, no podemos mirar atrás porque así nunca alcanzaremos la meta.

La fe y la esperanza que tengamos ahora nos proyectará hacia adelante, digamos entonces: “Si Dios con nosotros, ¿quién contra nosotros?”. Aunque tengamos muchas batallas perdidas en el pasado, todavía no se ha perdido la guerra. La meta todavía no la hemos alcanzado, pero la carrera no ha terminado, ¡Sigamos adelante!

La vida que honra a Dios es la de aquel que lucha contra el mundo, la carne y el diablo y vence en el nombre de Jesús, pues por su sangre derramada nosotros obtendremos la victoria, y la gloria será para Jesús.
Si tu pasado fue bueno, ha llegado el tiempo de enterrarlo para destapar su futuro. Si su pasado fue malo, tiene una razón adicional para enterrarlo y de todos modos encaminar sus pasos hacia el futuro.

Después de todo, puedes decir junto conmigo: -¡Lo mejor viene por delante!-

Lo nuevo de Leonel Tuchez, Descarga el sencillo

http://estereoemanuel.com/wp-content/uploads/2013/03/859709324876_cover.170x170-75.jpgHola amigos les presentamos la nueva producción de el hermano compositor e interprete Leonel tuchez que se ha destacado en la música cristiana hace mucho tiempo atrás.
Este es su nuevo material discográfico y trae temas como
1
Solo No Estás
2
Muero Sin Ti
3
No Te Voy a Dejar
4
Yo Solo Quiero
5
Nicodemo
6
Te Estoy Esperando
7
Te Amo
8
Esa Oveja Era Yo
9
El Puede
10
Jesús Es Mi Rey Soberaño
Contando con temas muy especiales.
Uno de los cantos que ahora mismo esta sonando fuerte por las radios es el tema: NO TE VOY A DEJAR.  El cual está en el reproductor que le presentamos y si le gusta puede descargarlo sin problemas si les gusta el canto apoya al Hermano Tuchez comprando su música. Bendiciones

Porque no queremos escuchar a Dios

¿Por qué será que hay episodios en nuestra vida en donde pareciera que cerramos totalmente nuestros oídos a la voz de Dios?
Tú puedes decir amar a Dios con todo tu corazón, pero puede que no quieras escuchar o simplemente no quieres obedecer a lo que Dios esta hablando a tu vida de manera recurrente.
A veces el descuido espiritual nos puede llevar a comenzar a practicar pecados que pensamos que habíamos superado, áreas de nuestra vida que creíamos vencidas, pero que poco a poco sin darnos cuenta volvimos a retomar y a practicar, es allí cuando el pecado comienza a ser recurrente en nuestra vida en donde nuestros oídos se ensordecen para escuchar la voz de Dios y no porque literalmente pase eso, sino porque nos sentimos tan a gustos viviendo esa vida de pecado que dejamos a un lado la opinión de Dios respecto a ese tema en especifico.
¿Por qué no quieres escuchar?, ¿Por qué insistes en llevarle la contraria a Dios?, ¿Por qué sabiendo que eso no es bueno no haces nada para evitarlo?
Nuestra actitud ante Dios y ante su voz muchas veces no es la que tiene que ser, escuchamos y obedecemos solo lo que queremos.
El profeta Jeremías pronuncio las siguientes palabras: “¿A quién hablaré y amonestaré, para que oigan? He aquí que sus oídos son incircuncisos, y no pueden escuchar; he aquí que la palabra de Jehová les es cosa vergonzosa, no la aman.” Jeremías 6:10 (Reina-Valera 1960).
Esteban aquel hombre que murió apedreado dijo en su momento: “¡Pueblo terco! Ustedes son paganos de corazón y sordos a la verdad. ¿Se resistirán para siempre al Espíritu Santo? Eso es lo que hicieron sus antepasados, ¡y ustedes también!” Hechos 7:51 (Nueva Traducción Viviente).
A veces nosotros somos también sordos a la verdad, sordos a la voz de Dios que constantemente nos esta indicando que es lo que tenemos que hacer, pero que simplemente no queremos obedecer.
¿Qué estamos esperando?, ¿Por qué esperar que nos vaya mal para obedecer?, ¿Por qué esperar la corrección para comenzar a hacer bien las cosas?
Hoy quiero invitarte a que abras tus oídos a la voz de Dios, no permitas que el pecado cierre tus oídos, no permitas que lo que desagrada a Dios sea mas valioso para ti que obedecer al Señor.
Es momento de ser valientes, es hora de inclinar nuestros oídos a su voz y luego de escuchar obedecer sin temor sus palabras.
Cuando Dios te da una orden por muy difícil que parezca es porque Él sabe que es lo mejor para ti y al mismo tiempo que te da esa orden también va contigo capacitándote en todo lo que necesitaras para llevar a cabo esas palabras.
Ya no cierres tus oídos, escucha, reflexiona, pero sobre todo obedece y entonces te ira bien en la vida.
FUENTE: www.enriquemonterroza.com

¡Abre tus oídos al Dios Todopoderoso!

 

¿Por qué tantas religiones?

Para aquel que cree en el único Dios, en definitiva sólo hay dos actitudes posibles: la que dice: –Haz lo que es agradable a Dios y en compensación recibirás la bendición que él te deberá dar; y la que dice lo contrario: –Empieza por recibir lo que Dios quiere darte y luego podrás hacer lo que le debes.

La primera es la religión del hombre: «doy para que des»; la otra se apoya únicamente en la gracia divina, que da sin exigir nada a cambio.

Cuando comprendo que Dios juzgará toda mi vida, procuro hacer lo que a mi parecer debe agradarle: buenas obras asociadas con práctica religiosa. Y me imagino que el bien que quiero hacer compensará el mal que he hecho, ¡o que por lo menos moverá a Dios a la indulgencia! Este razonamiento es erróneo desde el principio.

El bien nunca compensará el mal. Por mis méritos nunca podré alcanzar la santidad que conviene a la presencia de Dios.
 Pero la Biblia invita a aquel que se reconoce pecador ante la santidad de Dios a recibir gratuitamente su perdón. Para darme la vida, Dios se valió de su autoridad de Creador. Para ofrecerme su justicia, dio a su propio Hijo a fin de que cargara con todos mis pecados. Sólo debo aceptar su gracia y recibir a Jesús en mi vida.

Después me siento impulsado a obedecerle y a hacer el bien, no como un deber, sino como un privilegio.